Skip to content

Fin de una etapa.

Esta temporada 2015/ 2016 ha sido la última en la que estaré colaborando con la FBM y con los niños (y el último año, niñas). Borja, director técnico de la FBM y a quién le reconozco un gran aprecio personal y técnico, confió en mi para este menester cuando derrumbé a una buena selección cadete femenina en un campeonato en Córdoba que planifiqué horrorosamente. Creo que tuvo valor al hacerlo, como lo tuvo, en su día, cuando me volvió a dar la oportunidad de estar en selecciones. En fin, gracias.

tumblr_inline_niy3qqRXea1rbpp0o

Lo dejo porque no puedo seguir y porque creo que tiene poco sentido y me explico. Yo hago una serie de cosas, con las que los entrenadores que colaboran pueden estar o no estar de acuerdo y ellos trasladan esa información a los niños. Total el teléfono estropeado. A los niños no les llega casi nada de la filosofía que me gustaría implantar. Pero incluso en el caso que ésta llegase, los seleccionadores minibasket y posteriores, como no podía ser de otra forma, hacen lo que consideran con la selección para conseguir oro y esto en gran parte, entra en conflicto con lo supuestamente aprendido. Total, un derroche de información para el niño y un proceso de aprendizaje y des-aprendizaje continuo que en estas edades no tiene sentido.

AmistososMadridAragon2015_Previa1

Creo sinceramente que deberían ser los seleccionadores los que tendrían que hablar con los entrenadores y trasladarles lo que quieren conseguir de estos niños y niñas. Pero esto ya es responsabilidad de la FBM y seguro que toma la mejor decisión.

Me gustaría dar voz y reconocer a los coordinadores y entrenadores el trabajo. Personas que después de sus múltiples compromisos, venían desde yo que se donde, gastando su gasolina y su tiempo para entrenar haciendo lo que otra persona les dice, tiene un valor extraordinario. Este último año Irene y Lorenzo han sido increíblemente efectivos y seguramente que han tenido que tragar sapos cuando yo les decía alguna gilipollez de las mías y ellos la asumían y la intentaban desarrollar. Muchas gracias a todos los entrenadores y coordinadores que han estado trabajando en estas concentraciones.

Para los clubes, otro esfuerzo, puesto que tener que lidiar todos los lunes con niños que venían de hacer otras cosas, posiblemente generaba ruido en su día a día. También gracias.

CEspMini2016_J2M_Foto1

Y por último a los niños y niñas. Ha sido increíble la experiencia. Niños que eran capaces de absorber todo aquello que les intentaba transmitir, que me miraban en silencio esperando escuchar algo que les ayudase a mejorar. Ellos no leeran este post, pero si lo hacen, recordad que vuestro futuro no lo pueden escribir otros, vosotros sois dueños de él. Para mejorar, arriesgar, es la única forma de poder jugar vuestro baloncesto, no el que os intenten enseñar. Guiar a vuestros entrenadores. Un abrazo

Advertisements

respuestas

Un entrenador me hace una serie de preguntas, que más bien son un curso, pero aprovecho para convertir esas dudas en un post.

  1. ¿Cómo consigues y fomentas ese instinto de tiro y de querer recuperar balones?
  2. En defensa ¿qué conceptos les pides a unos Alevines? Supongo que lo primero y prácticamente todo se basa en defender 1c1, pero, ¿qué les pido en ese 1c1? ¿Distancia (manos al balón), antebrazo, estar entre balón y aro, si me superan correr y ponerse delante…? Estos son algunos de los conceptos que pensé ¿Tú qué opinas?
  3. En el tiro, por lo que he leído, enfocarías mucho sobretodo el agarre: Que tenga la mano de tiro en el centro del balón, la otra a un lado, que la muñeca tenga arrugas y que no apoyen el balón con la palma de la mano. ¿Te centrarías en algo más? ¿Que tiren con una mano, que valoren el poder de los dedos a la hora de tirar…?
  4. Para fomentar el uso por ejemplo de la mano débil: Si ves jugadores que no la usan en entrenamientos y partidos, ¿les obligarías para que usaran la mano no dominante? Lo mismo diría para alguien que bota poco o tira poco…,etc.
  5. ¿Cómo vas enseñando o qué haces tú para enseñar valores, durante entrenamientos, fuera de pista…?

Estas dudas son enormes, propias de una persona que está buscando el santo grial en el baloncesto. ¡futuro! los entrenadores actualmente dan por sabido todo esto y no, nadie podría responder co seguridad a estas preguntas. Voy a poner mi granito de arena.

En primer lugar dividiría estas dudas en dudas técnicas, en dudas metodológicas y en dudas filosóficas. Son tres espacios y cada uno responde a diferentes espacios.

Kids color2

Empecemos por las que me gustan, las filosóficas. Fomentar un instinto es un modo de vida. Uno no puede ser travieso en el seminario. Uno no puede tener un instinto si hay intereses en contra de él, por tanto, amigo entrenador, el instinto se fomenta dejando hacer y apoyando las decisiones, sean buenas o sean malas. Si algo no te gusta, te jodes, pero si quieres fomentar el instinto de tiro, no puedes decirle: “ahora no es el momento” cuando faltan 10 segundos y ganas de 1 punto. Fomentar el instinto tiene una virtud y es que fomenta la seguridad en uno mismo y además en edades tempranas, existe, lo que sucede es que los entrenadores lo matamos. Por tanto, fomentar el robo de balones te va a costar muchas faltas, muchas puertas atrás encajadas y muchos pitos de los padres, pero el primer interesado en robar el balón es el niño, por lo tanto, tranquilo, que dejar hacer algo no es sinónimo de caos absoluto (ojalá lo fuera). Y con el tiro pasa lo mismo, es un tema filosófico, si coartas el tiro según la situación o el momento, el niño no evolucionará y solo “mejorará” en función de lo bueno, malo o mediocre que sea su entrenador”.

tumblr_inline_niy3qqRXea1rbpp0o

Hacerse la segunda pregunta, contradice a la primera. Un alevín no tiene (bajo mi punto de vista), que tener criterios técnicos en el 1c1. Los criterios son básicos: “recupera lo que es tuyo y te han quitado y necesitas para meter canasta”. Y luego, puedes ayudar a cada uno de manera independiente. A uno le hará falta confianza para meter la mano, a otro saber que debe recuperar para ponerse entre el aro y el balón y a otro igual hay que decirle que se tire al suelo cuando hay una lucha. Todo depende, pero si empiezas a construir con conceptos, esos conceptos, nunca serán del niño, serán tuyos. Introduce términos filosóficos (riesgo, recuperar balones, tiro, querer tener el balón, etc.), los que tu quieras y luego, observa que les hace falta a cada niño para poder hacerle mejor. No les digas como hacerlo, porque entonces nunca interiorizarán el gesto.

El tiro, el agarre, etc. No hay tiro sin buen agarre, ni entrada, ni pase, ni nada. Fomentar un agarre adecuado, hace más fácil todo. Ayer en un partido de la selección femenina en las olimpiadas (frente a Serbia), una jugadora española agarró mal el balón y casi les cuesta un partido. El agarre es el elemento más importante y donde el jugador empieza a desprender su personalidad. Sin buen agarre, no hay personalidad. El tiro en canasta pequeña, bajo mi punto de vista, es tontería trabajarlo, más allá de un correcto agarre y cierta verticalidad. Ni dedos, ni manos finales, ni muñeca, ni nada. En el cambio de canasta, todo esto se modifica y mejor que el niño tenga asumido una serie de conceptos (agarre y verticalidad) que no van a cambiar.

La mano débil, se debe usar tanto como la fuerte. Esto es trabajo de entrenamiento, de técnica, a medida que un niño se sienta seguro con la mano débil, la usará más, te lo aseguro. Pero es que un niño debe salir de esta edad siendo un mago del balón, del bote con ambas manos.

Este blog intenta formar mediante el baloncesto. Me preocupa el individuo y su labor en el grupo. En el plano individual, atención, esfuerzo y superación son vitales y se deben trabajar cada segundo. Si, por ejemplo, dices que te miren a los ojos cuando hablas, es por algo y no debes permitir que nadie deje de hacerlo. Si indicas que se concentren en las sesiones de bote, debes insistir en ello. En el plano grupal, el compromiso, el afecto y el compañerismo se deben trabajar con la asistencia continua, sin faltas, a los entrenamientos, con la recogida de balones, con la ayuda de unos a otros en situaciones complicadas, por ejemplo, donde algunos no acaben series determinadas de tiros y necesiten apoyo, etc.

Planteas muchas cosas, pero sinceramente, todo es mucho más fácil si dejamos que el niño nos guíe. Estamos sometidos a un fenómeno que se llama adultismo (prejuicio contra una persona o grupo por motivos de edad) y pensamos que por ser mayores sabemos más y posiblemente sepamos más en cantidad, pero no necesariamente más en calidad. En fin, que no por tener un título, significa que estemos más preparados para enseñar un juego.

trace

Espero haber respondido a tus preguntas y si no es así, pues nada, continua preguntando, que como puedes ver, me cuesta poco escribir.

El agarre

En las concentraciones de la FBM con niñas y niños alevines de primer año, hemos estado trabajando el agarrre del balón como parte básica en la formación de los mismos. ¿Y por qué me propuse este fin? Observaba que los niños venían con unas carencias extraordinarias en este aspecto. Por ejemplo, no tenían dedos fuertes, apoyaban el balón en la palma de mano, etc. Y como esto sucedía, buscaban mecanismos de defensa para impedir que les quitasen el balón. Por ejemplo, lo escondían, lo llevaban arriba, no arriesgaban en el movimiento hacia canasta, etc.

agarre

¿Qué hicimos? forzamos que todas y todos debían escuchar al entrenador con el balón bien sujeto, fortaleciendo los dedos y acostumbrándolo a tener el balón donde debe estar, delante y a la altura del ombligo. Luego activamos el warning de la recepcción, sacando las manos hacia el pasador y atacando el aro llevando el balón rápidamente delante y a la altura del ombligo. Me gustaría recordar que la recepción es más una actitud que una técnica. Y finalmente trabajábamos el agarre desde dos prismas, el agarre después de bote y la entrada a canasta. En los dos casos, el balón siempre debe ir delante, al ombligo. ¿exagerado? si, ¿necesario? fundamental. No pretendo que el niño evolucione y lo haga siempre así, pero lo primero que el niño debe trabajar es el ataque hacia el aro y no la protección del balón. Fijaos en la siguiente imagen. ¿os suena?

protección

Es un error, y además fatal para el desarrollo del niño. Esto no se debe enseñar y no digo que no se deba hacer, es decir, si el niño en cadete, después de haber trabajado la agresividad la ambición y el ataque hacia el aro, decide en algún momento hacer este movimiento, pues vale, pero no partir de este movimiento en el aprendizaje.

¿Y por qué al ombligo y delante? El jugador debe formarse en el riesgo, en la anticipación y nunca, para atacar, en las maniobras defensivas, como por ejemplo, la nefasta posición de triple amenaza, que no es más que un formato poco evolucionado y nada útil. Debemos conseguir que el niño tenga el balón en una posición que le permita atacar sin haber defendido antes. Y que sea la velocidad y el talento de la anticipación y el riesgo el que consiga no perder balones. Si protegemos, no perdemos, pero no atacamos. El baloncesto es un deporte de altos que se juega por el suelo, es una de las grandes dificultades de este deporte.

Fijaos, en este caso, este niño lleva el balón bien sujeto, pero demasiado pegado a la barriga, lo está protegiendo y esto le impide arriesgar en la entrada. Fácil es decirlo, ¿verdad? pero el que juega es él, no yo. Bueno, pero mi obligación es conseguir que sea buen jugador, no que ahora no le quiten el balón.

27370292292_198cb2dfc6_hY si un junior, cadete o infantil no tiene esto interiorizado (aún no conozco a nadie que lo tenga), se debe trabajar así, puesto que hará a los niños mucho más efectivos. Un balón delante obliga a actuar, a decidir y esto mejora la velocidad del juego, mejora el riesgo y por tanto hace más grandes a los niños.

Forcemos al jugador a coger bien el balón, obligarlo a que decida y actúe y construyamos desde esa posición, no desde posiciones defensivas. Formemos desde la base y no permitamos que el niño vaya pasando categoría tras categoría sin los aspectos básicos del juego.

¡Quiero un monton de medallas! RECTIFICACIÓN

Ayer domingo 10 de julio 2016, publiqué un post a propósito de las composiciones de las selecciones nacionales (FEB). No lo ha leído mucha gente (195 hasta el lunes a las 9:30), pero si que he recibido tres mensajes de personas que no se conocen entre si, indicando en todos los casos que podía tener razón en casi todo lo que escribía, pero que no era muy adecuado, ni siquiera correcto. Bueno, no me suelo retractar, pero lo borro de la web y escribo un resumen mínimo con el sentido del post, esperando que éste se considere más que la opinión de un friki del basket formativo.

  1. No creo que se esté dando a todos los potencialmente buenos jugadores la posibilidad de adquirir experiencia internacional.
  2. Priman más los caprichos personales que una planificación a futuro de la FEB.
  3. La FEB tiene más interés en conseguir medallas que jugadores.
  4. Se deberían respetar las edades de los niños y hacerlos coincidir con las edades de las selecciones, a no ser que un niño haya cubierto técnicamente los criterios mínimos de su edad. ¿existe ese criterio en la FEB? ¿o simplemente un niño va a la selección porque “es la leche”. Un niño que no sabe iniciar un 1c1 en estático, ¿puede ir con una selección cadete? por ejemplo. Un niño que tiene espacio y no tira, ¿puede ir con la U17? ¿Tiene la FEB un criterio formativo o simplemente tiene un criterio nominativo?
  5. Conseguir más niños con experiencia internacional crea más jugadores buenos y por tanto una mayor competencia entre ellos y por tanto mayor progreso.
  6. Un niño no puede ir a una selección siendo muy bueno en una aspecto técnico, debe exigirse más al niño, a la federación autonómica y al club.

Pues nada, de veras que si a alguien le ha dado tiempo a leerlo y se ha sentido dolido por mi post, pido disculpas. Y si alguno ve alguna segunda lectura de cabreo personal, de veras que se equivoca, que se lea los post anteriores y verá que están en línea con ellos. Abrazos y sed malos.

 

Experiencia en el 3c3

Algunas y algunos ya saben que hemos estado en el campeonato de España 3c3 celebrado en Valencia. La verdad es que ha sido muy intenso, dos días de partidos y más partidos, primero de grupo y luego a todo o nada de octavos, cuartos, semifinales y final. En primer lugar agradecer a la federación haberme dado la oportunidad de estar aquí con estos ocho chicos que han jugado a un nivel increíble.


Veamos, me ha gustado el formato. Quizás los árbitros estaban faltos de criterio, pero era una nueva experiencia tanto para ellos como para entrenadores y los verdaderos protagonistas, los jugadores. Se ha jugado con mucha intensidad, con muchos contactos de cuerpo, dejando seguir las acciones y aguantando la falta hasta que no había más remedio que pitarla.

 

La conclusión a la que llego es que este formato tiene futuro, o debería tenerlo, pues permite jugar otra dimensión, ni mejor ni peor, de baloncesto. Donde no está, ni mucho menos escrito quién va a ganar. Bueno, si, al final, el último partido, Cataluña – Madrid en chicos y Canarias y Galicia en chicas, pensaréis, pero nada más lejos de realidad. Baleares consiguió la medalla de bronce, después de dejar en cuartos fuera a Canarias, que traía un equipo increíble, donde dos tiradores exteriores y dos grandes móviles (uno de ellos MVP cadete y Junior). Impensable en campeonatos 5c5 tradicionales. Es un formato que da lugar a “sorpresas”, pues entran en la lotería equipos de jugadores más físicos y posiblemente no tienen porque ser más técnicos.


Pero vayamos por partes. En primer lugar lo que hace el formato tan atractivo es que durante 10 minutos el formato es histérico, lleno de ritmo, sin poder parar y sobre todo, lo más importante, no se puede especular. Si vas 5 arriba y queda 1 minuto, no puedes parar, tienes que seguir intentando ataques. Hay 12 segundos para atacar y cuentan desde que tienes el balón en las manos, por lo que en realidad después de encajar canasta y como hay hay que sacarla fuera de 6,75, quedan realmente 9/ 10 segundos. 


En segundo lugar la permisividad a la hora de impedir encajar canasta. Contactos con el pecho, con el cuerpo, a la mano si hay balón, etc, suelen permitirlos y esto lo que hace es que el juego esté vivo mucho más tiempo. Debajo del aro, saltan chispas y sobreviven: a. Los más fuertes y b. Los más saltarines. Esto lo que hace es aumentar el espectáculo.


En tercer lugar, la no participación, más que para animar, del entrenador y aunque no los árbitros fueron permisivos con esto, se hacía complicado. Esto incluye no dirigir los cambios, no pedir tiempos muertos y no estar en el tiempo muerto que  pueden solicitar los jugadores. Vamos, lo que creo que debe hacer un entrenador, entrenar y luego dedicarse a disfrutar de lo aprendido por los niños. Eso sí, solo hemos entrenado un día, por lo que realmente no pude inculcarles nada de lo que me hubiera gustado (¡nos pitaron unas cuantas, no muchas, posesiones!). Bueno, es posible que por esta razón llegásemos a la final con uno de los grupos (#ironia).


Otra razón más es la agilidad. Muchos partidos rápidos, con resultados inciertos y en donde puede suceder casi cualquier cosa.

También la doble posibilidad de cerrar un partido, por tiempo (el que mejor termine en los 10 minutos de juego) y por marcador (a 21). Y la puntuación. 1 punto de dentro de 6,75 y 2 de fuera. Igual prima demasiado a los tiradores y no a los “fajadores” pero bueno, a un tirador, teóricamente es más fácil defenderle. Esta “ventaja” se reduce con las faltas, pues permiten jugar y especular bastante. Las primeras 5 son barra libre (y además no echan a nadie por faltas, también un acierto), pero a partir de la 6ª, 2 tiros y a partir de la 10ª, 2 tiros y posesión. Lo dicho un formato diferente, mucho más vivo y movido que el baloncesto tradicional.


Personalmente, he disfrutado un montón, como niño con zapatos nuevos, en un formato diferente y con 8 niños verdaderamente entregados y competitivos. Unos no pasaron a cuartos, pero jugaron contra Canarias, el partido de grupo más intenso de todos los jugados. El otro solo perdió la final en la prórroga (otro acierto jugarlo a 2 puntos de oros, puro street-basket). 8 chicos a los que quiero dedicar este post. Abrazos.

¡Para!

Al niño, que iba en carrera por la banda derecha, le dió tiempo a mirar al entrenador y luego a volver a mirar al compañero que iba más adelantado que él. Y no lo dudó: le soltó un pase preciso que acabó en canasta. Lógicamente el entrenador aplaudió.


La situación era: Estudiantes Alevín 2º año +15 contra Tres Cantos en la final de Madrid. Y faltaban 2 minutos aprox. Al principio me reí, luego me cabree y luego reflexioné: “Estoy pensando mal del entrenador por decirle ¡Para! Pero igual el entrenador ha conseguido algo fundamental en un niño y es que su decición, la del niño, esté por encima de la del entrenador” Esto tiene mérito. ¿Será así? Bueno, me duró poco, recordando el nivel del partido y como flotaban en defensa, sin apenas riesgo, para que el ataque no pudiera penetrar o cómo en los 1c1 no hay 1c1 real, pues no se intenta sacar ventaja de ningún tipo, pero vamos, ni la básica para esta edad, que sería la de sobrepasar al defensor o como había niños que de forma repetida cogían rebotes y la sacaban de debajo del aro para no llevarse una chapa o recordando que los niños no hacían más que calentar alley oop en la rueda, pero luego en el partido ni uno, vamos, que está bien, que el niño tiene una calidad industrial y le dió igual lo que dijera el entrenador. Esto está bien, este chaval tiene carácter.


Ese ¡Para! Es un clásico de los entrenadores, público, padres, etc. Y todos lo hemos dicho, bueno, yo reconozco que alguna vez lo habré dicho en los últimos 30 años, pero seguramente en los últimos 15, muy pocas, por no decir ninguna. Se juega como se entrena, ni mejor, ni peor. No hay más, si entrenas lento, juegas lento, por más que tú Coach te diga que corras. Si tiras y fallas en los partidos, es porque no tiras de forma adecuada en los entrenamientos y si en los entrenamientos corres como un diablo, juegas rápido, por mucho que digas a alguien que pare. No hay secretos, puedes enseñar la teoría del contraataque de la leche, pero si no corres en los entrenamientos, no corres en los partidos.


En el campeonato Cadete masculino de Andorra, el Joventud perdió en cuartos contra el Barcelona porque dejo de hacer lo que sabía en el último minuto y es, correr y arriesgar. Pero claro, ya en cadetes, los niños hacen caso al entrenador y si éste les dice, ¡Para! Pues paran. Maldita palabra, malditas órdenes estúpidas. ¿Para?, ¿estás tú aquí sudando, aguantando, defendiendo, saltando, sufriendo? No, pues cállate, anímame, dime algo útil y déjate de decirme que pare. 

Me encantó el tercer y cuarto puesto en Alevín de 2º año. El talento bajo, contra el talento alto. Técnica individual en su máxima expresión. Enhorabuena a Estudio y Alcorcón. También la final 2005 estuvo bien, hay niños increíbles haciendo cosas increíbles y con unas manos increíbles. Por favor, entrenadores, mientras jugáis en los entrenamientos 5c5 leer el marca, como Rajoy, no les jodáis. Mirad lo que pasa cuando Rajoy deja de leer el marca, pues eso, no la jodáis.

Nada más, debemos pensar que los niños son esponjas y están más tiempo con sus ídolos NBAs que con vosotros. Imitan y nos sorprenden. Si me permitís un consejo, dejad que sean ellos los que os sorprendan y no intentéis sorprenderles vosotros a ellos.

One way or another

Así empieza Blondie esta canción. http://youtu.be/4kg9LasvLFE De una manera o de otra voy a conseguirte. Una canción que hoy sería considerada una agresión de género en toda regla (y con razón). Estudiantes cadete ha ganado el campeonato de España y esta canción me rondaba continuamente mientras les veía jugar. De una manera o de otra voy a ganar, de una manera o de otra voy a meter ese triple, aunque haya fallado el anterior y el anterior, de una manera o de otra voy a coger rebotes aunque midas 10 cm más que yo y saques un brazo por encima del aro. Y además voy a hacer 10/ 15 recuperaciones, te guste o no te guste. 

Tengo que decir que he disfrutado, pero ojo, no por ganar, he disfrutado por la alta componente de riesgo y de caradura que de forma continua está gestionando este equipo. ¿Qué hay detrás de esto?

Sin duda, en primer lugar buenos jugadores, aunque no los mejores, posiblemente. Confianza, podría ser el segundo aspecto a tener en cuenta, pero esa confianza que el niño tiene en sí mismo no sirve de nada si el entrenador no la tiene en mayor medida hacia el niño. Y esto ha sucedido así. Un entrenador que incita a hacer cosas a niños que han fallado y vuelto a fallar es un rara avis hoy en día en estos niveles. Confiar en él bueno, lo hace cualquiera, confiar en el que no lo es, lo hacen pocos y demanda un conocimiento extraordinario de las habilidades de cada uno de los jugadores.

Ganar es importante, porque es la única forma de entender si lo que se hace está bien hecho. Pero no es el fin. Estudiantes ha dado una lección de compromiso con una identidad, algo que creo no ha abundado. Esa identidad es la referencia que tiene el equipo cuando las cosas no van bien y es necesaria tenerla para desarrollar el talento de los jugadores.

De una manera o de otra te voy a conseguir, campeonato de España. Y lo hicieron, vaya que lo hicieron. Hacía mucho que no me divertía y este equipo lo ha conseguido. No sabes quién sube el balón, quién te tirará el próximo triple, quén defenderá al pivot o quién cogerá el próximo rebote, de una manera o de otra. Gracias